Mantones de Manila protagonizan una subasta internacional

Aunque originario de China, el mantón de Manila tiene una fuerte presencia en la tradición española. Desde su popularización en el siglo XIX este complemento se ha convertido en uno de los iconos más representativos de nuestra sociedad apareciendo en obras de arte nacionales como cuadros de Sorolla o en la primera parte de Fortunata y Jacinta, obra de Benito Pérez Galdós, quien dijo en 1887, que “envolverse con él es como vestirse con un cuadro”.


El mantón de Manila acompaña a algunos trajes típicos como el de las chulapas madrileñas y coincidiendo con la conmemoración del estreno de la Verbena de la Paloma del próximo 17 de febrero, Catawiki (www.catawiki.es), portal de subastas online, ha organizado una subasta temática exclusiva donde se recoge una cuidada selección de mantones, del siglo XIX y principios del XX.


El portal pone a la venta 12 lotes de mantones de manila, cuyo valor oscila entre los 300 euros y los 2.500 euros. Ana Trigo, experta en arte y antiguedades en Catawiki, detalla que “a la hora de valorar una prenda como esta se tienen en cuenta la maestría del bordado y las imágenes que se representan en él. Además, de las variaciones de matices de los colores. Se trata de auténticas obras de arte, que ejemplifican a la perfección la elegancia y que siguen estando de moda a pesar de los años”.  


Los mantones llegaron a España a través del comercio con China, pues éstos pasaban por la antigua colonia española situada en Filipinas, de dónde cogieron el nombre de su capital, Manila. Estas prendas son como lienzos donde se bordan, en seda, motivos florales, animales exóticos o figuras geométricas, rematadas por los tan característicos flecos que dan vida al mantón.


Una de las prendas más caras, 2.500 euros, es un gran mantón de Manila español, de color marfil, bordado "tono sobre tono", es decir, bordado con hilo del mismo color que el fondo de la tela. Un método con el que se consigue dar un aspecto armonioso y elegante al mantón ya que, gracias a esto es fácilmente combinable. Además, se han bordado a mano todos los motivos florales y el mantón está tejido en crepé de seda. Por último, los flecos que lo rodean son enrejados con doble cenefa de macramé.


La gran variedad de temáticas y las decoraciones existentes en los mantones de Manila convierten a estas prendas en auténticas obras de arte, por las que no pasa el tiempo.

Más detalles de la subasta: www.catawiki.es/mantonesmanila