Historia

De las casetas de playa a los bikinis: la evolución de la ropa de baño

Escrito por Simone | 25 de junio de 2018

Como los días se hacen más largos y las vacaciones de verano se acercan, probablemente tengas ganas de ir a la playa y disfrutar del sol. Sin duda, es el momento perfecto para mirar de cerca la historia de la ropa de baño y su evolución a lo largo de los años.

Los primeros años

Mientras que los primeros bañistas previctorianos de principios del siglo XIX se solían bañar desnudos, la época victoriana estableció un código moral mucho más estricto que trajo consigo el nacimiento de la ropa de baño. Las mujeres que iban a la playa en el año 1800 se cubrían casi de los pies a la cabeza con trajes y vestidos largos, mientras que los hombres llevaban unos calzoncillos largos de lana, un estilo que permaneció en gran medida sin cambios durante todo el siglo. Para garantizar que no se enseñara nada de carne, las vestidos de mujer incluso tenían pesas cosidos a los dobladillos para mantener el tejido por debajo de los tobillos. Y no bastaba; muchas de las playas más populares tenían casetas para los bañistas —casetas de madera, con ruedas que podían utilizarse para llevar a mujeres hasta el agua totalmente protegidas de las miradas indiscretas.


Una mujer que se ha cambiado en la privacidad de una caseta y luego es llevada con ruedas hasta el agua para disfrutar de un chapuzón

Función y forma

Los días de playa en los que se tenían que llevar las casetas de madera hasta el mar no duraron mucho. A principios de 1900 los trajes de baño empezaron a perder un poco de tela y se volvieron algo más prácticos. Fue en gran medida gracias a Annette Kellerman, una nadadora australiana con récord mundial a quien arrestaron por exhibicionismo cuando mostró sus piernas al llevar bañador en una playa en los Estados Unidos. Mientras que en los EE.UU. se tardó un poco más en adoptar este controvertido estilo, el diseño de una pieza con brazos y piernas al descubierto se pasó a aceptar en gran parte de Europa.


El traje de baño de una pieza, que mostraba brazos y piernas, se convirtió en una prenda aceptada en gran parte de Europa a comienzos de los años 1900.

Sol en lugar de nadar

A medida que transcurrieron los locos años 1920, los bañistas de la época empezaron a querer ponerse morenos. Esta tendencia se atribuyó a nada menos que a la diseñadora de moda francesa Coco Chanel, que quería presumir de su estilo de vida fastuoso y de su cultura, tal vez como una demostración de una vida de ocio que iba más allá de una simple zambullida en el mar. Aunque una exposición excesiva de la piel era aún una gran preocupación, a medida que pasó el tiempo los escotes fueron bajando y los muslos se dejaron ver. Hacia finales de los años 1930 se hizo bastante habitual que los hombres llevaran el pecho descubierto en la playa. Y a medida que se globalizó el mundo en el periodo previo a la II Guerra Mundial, el traje de baño empezó a tomar una forma muy diferente.


Hombre en traje de baño en una playa en los Países Bajos

Pin-ups y trajes de dos piezas

Durante la II Guerra Mundial el racionamiento de materiales llevó a que se descartaran las partes superfluas de los trajes de baño. La popularidad del traje de baño de dos piezas se disparó en conjunto, pues los bañistas tenían un motivo moralmente sólido para llevar algo un poco más revelador. En los Estados Unidos la ropa de baño entró en la conciencia nacional con publicaciones como Sports Illustrated, que se aprovechó de la recién encontrada libertad de los que iban a la playa. El auge de las estrellas de Hollywood y los pósteres de pin-ups fueron popularizando una ropa de baño más reveladora y se liberalizó rápidamente la visión del público sobre la moda.


Las estrellas de Hollywood y las pin-ups fueron popularizando más una ropa de playa más reveladora

El nacimiento del bikini

Después de la II Guerra Mundial empezaron a aparecer en las playas los primeros bikinis. Llamados así por el atolón Bikini, un territorio americano de pruebas nucleares, el nombre del conjunto dos piezas hacia referencia al efecto ‘explosivo’ que tal prenda tendría en quien lo viera. El bikini se presentó en un desfile de moda de París del diseñador Louis Reard, y coincidió con la amplia disponibilidad del nailon, importante en la ropa de baño por su durabilidad y sus propiedades de secado rápido. Los trajes de bajo de una pieza más tradicionales y modestos siguieron siendo populares, pero el éxito del bikini, aún más celebrado con la explosión de libertad sexual que se vio en los años 1960, se disparó. Se abrió la puerta a la variedad de ropa de baño que hoy vemos.

El bikini más icónico de todos los tiempos es el que llevó Ursula Andress en la película de James Bond de 1962 ‘Dr. No'

El tankini toma el mando

A finales de los 1990 se vio la aparición del tankini en la escena de la ropa de baño. El tankini pretendía combinar la flexibilidad del bikini con la modestia de un bañador de una pieza, y funcionó. Anne Cole, diseñadora de ropa de baño y magnate de la industria de estas prendas, fue aclamada como innovadora en un ámbito que ha conocido poca modernización recientemente. El tankini se vendió excepcionalmente bien y rápidamente consiguió cerca de un tercio del mercado de la ropa de baño.

El tankini de Anne Cole combinó la flexibilidad de un bikini y la modestia de un modesto bañador

Ropa de baño moderna

Hoy encontramos una enorme variedad de ropa de baño en el mercado. Un estilo moderno popular es la bandeaukini: una parte superior tipo banda, sin tirantes (o con un cuello halter desmontable) llevado con una parte baja de bikini Y para quienes quieran sacar el máximo provecho a sus curvas, el trikini es el preferido de mujeres de todas las edades, constituciones y tallas. Este traje de baño es una combinación de bikini y bañador, hecho a partir de una pieza única de tela que conecta la parte superior con la inferior. Deja muchas partes del cuerpo a la vista, como las caderas y la barriga, justo como un bikini clásico. ¡Quién sabe qué será lo próximo en nuestras playas! Por ahora son los estilos clásicos del siglo XX, bañador, bikini y tankini, los que siguen siendo lo esencial de los meses de verano.


¿Estás preparado para los meses de verano? Para encontrar unos estilos geniales echa un vistazo a nuestras subastas semanales de moda, que incluyen una gama de emocionantes conjuntos vintage y prendas de los principales diseñadores. Tanto si quieres comprar como vender moda online, puedes hacerlo con solamente una cuenta gratuita de Catawiki. Descubre más de 80 categorías de subastas y sácale provecho a nuestro equipo de expertos profesionales. Crea tu cuenta gratuita para empezar.

____________________

Descubre más moda | accesorios

Quizá te gusten también estos artículos:

Crea tu cuenta gratuita de Catawiki

En Catawiki, te sorprenderás cada semana con la impresionante selección de objetos especiales que te ofrecemos. Regístrate hoy y explora nuestras subastas semanales elaboradas por nuestro equipo de expertos profesionales.

Crear una cuenta
Compartir artículo
Close Created with Sketch.
¿Todavía no te has registrado?
Al crear tu cuenta gratuita en Catawiki, podrás pujar por cualquiera de los 65 000 objetos especiales que ofrecemos a subasta cada semana.
Regístrate ahora