Historia

Por qué los manuscritos ilustrados tienen éxito en las subastas online

En colaboración con Job Kwakman - experto bibliógrafo.

Imagínate que estás en una librería del siglo XIV intentando comprar un libro. La experiencia era bastante diferente a la que es hoy en día. Podías entrar en cualquier librería de cualquier ciudad y encargar que te hicieran un libro, como por ejemplo un pequeño libro de plegarias en ‘littera rotunda’, por ejemplo. A partir de entonces, tendrías que esperar un año para que estuviese terminado. Pero, ¿por qué llevaba tanto tiempo? Sigue leyendo para conocer la respuesta y descubre por qué hoy en día los manuscritos ilustrados tienen tanto éxito en las subasta online.

Cómo se hacían los manuscritos
Recuerda que un libro en su totalidad, de principio a fin, se fabricaba a mano. El proceso de creación de manuscritos llevaba mucho tiempo e implicaba mucho trabajo. En general, los manuscritos medievales estaban escritos en pergamino hecho de piel de animal, que primero se tenía que tratar, estirar, raspar y cortar en láminas. Después un escribano alisaba el pergamino para que fuese receptivo a la tinta, y creaba las líneas para mantener el texto recto de manera uniforme. A continuación se escribía el texto utilizando una pluma. Puede que te sorprenda saber que, en un mundo en el que todavía no existían los lápices ni las gomas, los errores se podían corregir simplemente rascando el texto con una navaja.


El escriba también dejaba espacios en blanco para las miniaturas. Una vez que el texto estaba completo, el ilustrador podía comenzar su trabajo. Hacía un primer boceto del dibujo a carboncillo o con una punta metálica, y luego lo elaboraba con tinta. Después aplicaba pan de oro. En las zonas que llevaban pan de oro había que poner primero una capa de 'gesso' para una mayor fijación. Después de esto se añadían los colores, y finalmente el artista terminaba la obra trabajando los contornos, los ropajes y los detalles. El último paso para crear un manuscrito era encuadernarlo entre planchas de madera, a menudo forradas de piel y profusamente decoradas en oro.

El éxito de las miniaturas
Un año después de haber realizado el encargo, se recibía un manuscrito bellamente acabado, que quizá permanecería en la familia hasta el día de hoy o que, por el contrario, sería descubierto por alguien afortunado que ahora lo querrá vender para sacar un beneficio en una subasta online, por ejemplo. Por supuesto, la mayoría de los ‘manuscritos’ que aparecen en nuestras subastas de libros son en realidad tan solo hojas extraídas de manuscritos completos.

Nuestros expertos bibliógrafos señalan que la mayoría de los manuscritos estaban escritos en latín, como se ve a la izquierda, pero hoy en día los manuscritos en lengua vernácula, como el que está a la derecha, escrito en neerlandés, de la ciudad de Haarlem, son incluso más populares. De hecho, esta hoja manuscrita pertenece al Libro de Horas escrito por el neerlandés Geert Groote, miembro de la organización religiosa Hermanos de la Vida Común. Averigua por cuánto se vendió aquí.

El texto en latín de la página de la izquierda es de un manuscrito parisino del siglo XVI. Averigua por cuánto se vendió aquí.


A continuación tienes dos ejemplos de manuscritos vendidos con gran éxito en nuestras subastas. A la izquierda se muestra una página de un manuscrito sencillo sin miniaturas. Aunque está escrito a mano, se vendió por menos que la página adornada de la derecha. Averigua aquí por cuánto se vendió este modesto manuscrito.

La página profusamente decorada de la derecha procede de un manuscrito parisino del siglo XVI. Averigua aquí por cuánto más se vendió con respecto al manuscrito más modesto.


Las ilustraciones obviamente hacían que los libros fuesen mucho más caros. Los más bellos manuscritos eran encargados por nobles, para quienes se decoraban abundantemente y se ilustraban finamente. Por ejemplo, los hermanos Limbourg crearon ilustraciones para John, el duque de Berry. Es evidente por qué estos manuscritos tan magníficamente decorados siguen siendo populares hoy en día, no solo por su belleza, sino también por su historia.

Así que, ¿por qué tienen éxito los manuscritos ilustrados?
Según nuestros expertos bibliografos, una de las principales razones por las cuales los manuscritos ilustrados (o solamente las ilustraciones) se venden tan bien en nuestras subastas es por su belleza. Y obviamente, el hecho de que a menudo tengan varios centenares de años de antigüedad y estén íntegramente realizados a mano (lo que los hace únicos) también atrae a los compradores. Si tienes un manuscrito o una ilustración y necesitas venderlos empieza por registrarte aquí. Las subastas de libros semanales de Catawiki ofrecen una gama de libros inusuales, exquisitos y bellos, lo que hace de ellas el lugar ideal para comenzar el siguiente capítulo de tu propia historia.

Crea tu cuenta gratuita de Catawiki

En Catawiki, te sorprenderás cada semana con la impresionante selección de objetos especiales que te ofrecemos. Regístrate hoy y explora nuestras subastas semanales elaboradas por nuestro equipo de expertos profesionales.

Crear una cuenta
Compartir artículo
Close Created with Sketch.
¿Todavía no te has registrado?
Al crear tu cuenta gratuita en Catawiki, podrás pujar por cualquiera de los 50 000 objetos especiales que ofrecemos a subasta cada semana.
¡Regístrate ahora!