Inspiración

Una inversión faraónica: los shabtis decorarán tu interior y harán crecer tu cuenta bancaria

Hace mucho, mucho tiempo, en el Antiguo Egipto, los difuntos eran enterrados con verdadera devoción. Desde el Imperio Nuevo (cerca de 1350 a. C.) los egipcios no solamente ofrecieron tesoros a los muertos, sino también figuritas con forma de momia para acompañarlos en su viaje al más allá. Algunas de estas antiguas figuritas están hoy disponibles en el mercado, y vemos aparecer con regularidad ejemplares en nuestras subastas semanales de hallazgos y restos arqueológicos. No obstante, tenemos el placer de organizar una subasta de shabtis del Antiguo Egipto especial dedicada exclusivamente a estas figuras misteriosamente encantadoras y que irá del 6 al 15 de abril de 2018. Te invitamos a seguir leyendo y descubrir la historia de los shabtis, su valor en la sociedad moderna, y ver qué lote de nuestra próxima subasta tiene especialmente emocionados a nuestros expertos en arqueología.

Trabajar sin esforzarse

El más allá era para los egipcios una continuación de la vida terrenal. El inframundo egipcio, sin embargo, no era un lugar para el ‘dolce far niente’ (bendita ociosidad), sino que era una tierra de pesadas labores agrícolas sin disfrute.

Los antiguos egipcios, unos grandes vividores, encontraron la solución en los shauabtis (o shabtis para abreviar). Eran pequeñas figuritas de madera a las que se podía dar vida recitando una fórmula mágica que estaba grabada en sus frentes. Los shabtis serían los responsables de hacer el trabajo pesado en la otra vida en lugar de sus dueños.

Shabti de Amenemopé tipo Deir-el-Bahari, Dinastía XXI (1080-945 a. C.) de nuestra subasta de shabtis del Antiguo Egipto (6 - 15 de abril de 2018). Estimación del experto: 2800 € - 3200 €

Quien responde

Originalmente se les llamaba shauabtis o shabtis, nombrados así por el tipo de madera del que estaban hechos. Más tarde se llamaron ushebtis, una combinación de las antiguas palabras egipcias para ‘madera’ y ‘responder’. La nueva palabra significaba ‘el que responde’, y las figuritas pasaron a conocerse como ‘quienes responden’. Esto se debió principalmente a la fórmula mágica empleada para llamarlos y darles vida, empleada desde la Dinastía XXVI (aprox. siglo VII a. C.).

‘Oh, ushebti, si se dice tu nombre para sustituir a tu amo en este duro día de trabajo, para regar campos o trasportar arena (de los campos) del este al (desierto del) oeste, levántate y di: ¡Aquí estoy!’

No solamente fue cambiando gradualmente su nombre a lo largo del tiempo, pues también el material de el que estos artículos estaban hechos pasó por importantes ajustes. Además de madera, también se hacían con piedra y con la nueva frita cerámica, un tipo de fayenza, la antecesora del cristal y la porcelana.

Trabando para la cuenta en el banco

Hoy en día los shabtis aún trabajan para las cuentas corrientes de sus propietarios del siglo XXI. No obstante, estos minitrabajadores del paraíso egipcio (los jardines de Iaru) aún están mal pagados. Todavía es posible adquirir ushebtis por precios por los que no se podría comprar ninguna escultura contemporánea mediocre o ninguna obra de cristal modernista de fabricación industrial.

Algunos shabtis vendidos recientemente lograron un valor añadido de 150 % hasta 300 %. Nuestros expertos profesionales en arqueología saben por experiencia que el arte de la Antigüedad Clásica ofrece buenos beneficios en las inversiones y un aumento a largo plazo del capital, normalmente de entre un 8 % y un 10 % anual.

El gráfico superior muestra la evolución de precios desde 1979 para los shabtis, mostrado en la foto adjunta

Todas as inversiones en bienes tangibles, especialmente en arte, deberían verse como inversiones a medio y largo plazo; habría que esperar ver beneficios pasados de 5 a 10 años. Coleccionar objetos antiguos y arqueológicos es una forma agradable de evitar la inflación en la cartera de inversiones, ya que el inversor puede disfrutar de sus objetos artísticos, en lugar de tenerlos guardados en una cámara en el banco o teniendo en sus manos solamente un comprobante de pago.

Además, el arte verdaderamente antiguo no es tan volátil como las acciones y los bonos, o los mercados de monedas, piedras preciosas, oro y plata. Ya en 1975 Sylvia Porter escribió en su libro ‘Sylvia Porter’s Money Book: How to Earn it, Save it, Invest it, Borrow it, and Use it to Better Your Life’ que los objetos arqueológicos con un buen origen son una de las mejores formas de arte para investir y con la que asegurar un crecimiento rápido de los fondos. Hay artículos escritos en 2005 en el ‘Financial Times’ que muestran la misma evolución en el valor. Además, las piezas con una buena procedencia están al alza. Katherine A. Kiel y Katherine Tedesco ya observaron y probaron en 2011 un valor adicional del 71,8 % en comparación con artículos con peor procedencia,

Aquí puedes ver algo muy destacado y célebre para todos los coleccionistas de shabtis: una figurita —incompleta— de Seti I, padre de Ramsés II, vendida en octubre de 2012 en París. La estatuilla se conocía por un catálogo de 1972 y había sido parte de una colección desde 1774. La estimación original era de entre 150 000 € y 200 000 €. Eventualmente se vendió por 740 000 € en una subasta. ¡Mira qué valor añadido!

  • Fragmento de un shabti del faraón Seti I (1294-1274 a. C), 22,9 cm. Procedente de la colección Charles Bouché
  • Fuente de la imagen: gazette-drouot


Los mejores shabtis son los azules de las tumbas de Deir-el-Bahari o las preciosas estatuillas de las Dinastías XXVI a la XXX, como las de Nefer-ib-re-sa-Neith o Chahorpata. Los valores entre 30 000 € y 80 000 € son el nuevo estándar para los shabtis de estas personalidades de la Dinastía XXVI. El shabti de Chahorpata mostrado abajo se estimó que se vendería por entre 15 000 € y 20 000 €, pero en octubre de 2012 se vendió por unos impresionantes 36 000 €.


  • Chahorpata, hijo de Tefnut, recibió los títulos de ‘príncipe, profeta y sacerdote de Bastet, Isis y Neftis en Hermonthis’, y fue la persona designada por el faraón para medir las tierras durante la Dinastía XXX, época del faraón Nectanebo (380-342 a. C.).
  • (Fuente de la imagen: gazette-drouot)


Shabti en Catawiki

Aún puedes encontrar shabtis asequibles en madera, piedra, fayenza o terracota. Debido a su expresivo carácter, la misteriosa atracción de los shabtis no se ha desvanecido con el tiempo. De hecho, incluso con sus 35 siglos de antigüedad, los shabtis han conservado 2 de sus características más importantes: su disponibilidad para todos los bolsillos y el valor añadido para su propietario. Casi parece como si los antiguos egipcios nos siguieran ayudando en nuestra vida.


  • 2 figuritas shabti de nuestra subasta de shabtis del Antiguo Egipto (6-15 de abril de 2018)
  • Izquierda: Shabti de Ipet-Hemet-es, hija de Hator-em-Akhet. Estimación del experto: 650 € - 750 €
  • Derecha: Shabti de madera, Imperio Nuevo, Dinastía XIX (1306-1186 a. C.). Estimación del experto: 750 € - 1000 €


Un shabti particular que aparecerá en la subasta de Catawiki del 6 de abril de 2018 tiene a nuestros expertos en arqueología especialmente entusiasmados. Este shabti perteneció al primer arqueólogo del mundo, Kha-em-Waset, hijo de Ramsés II (hacia 1279-1213 a. C.). Kha-em-Waset es conocido principalmente por la restauración de antiguos monumentos en Egipto, por lo que a menudo se le describe como el primer arqueólogo. En realidad le interesaban más la historia del país y la restauración de los monumentos de sus ilustres antepasados que la investigación técnica. Al fin y al cabo, era uno de los hijos del faraón en el poder.

Cuando se examinó en 1851 el Serapeum de Saqqara, el cementerio de los toros de Apis, se encontraron varios objetos, incluida una máscara dorada y muchos de sus shabtis, algo que indica que quería dejar que su Ka (alma) disfrutara con los servicios sacrificiales y de adoración que recibían sus ancestros. Algo inteligente para alguien del Antiguo Egipto. Pensaba que se le ofrecería una fuente eterna de alimento y bebida en el más allá. La gran cantidad de shabtis creados para esta figura histórica sugieren que incluso fueron enterrados como una especie de recuerdos para él por parte de su querido padre, en duelo por su hijo fallecido.

Un shabti para el príncipe Kha-em-Waset de fayenza egipcia aparecido en nuestra subasta de shabtis del Antiguo Egipto (6-15 de abril de 2018). Estimación del experto: 15 000 € - 20 000 €

Su shabti, que tenía una fórmula más larga pintada o grabada en la cintura, tiene un texto especialmente diseñado para él (incluso obra suya, tal vez). Por su condición de sacerdote tuvo acceso a los textos litúrgicos más importantes de su época. Buscar por las bibliotecas era, en sus propias palabras, lo que más le gustaba hacer. Era un hombre culto con muchos conocimientos. Es así cómo pasó a la historia y aún hoy se le sigue honrando como mago.

La figurita que se ofrece aquí es probablemente uno de esos ejemplares que, en las proximidades de un monumento, tuvo que ayudar a su propietario con sacrificios eternos y magia ofrecidos a otros.

__________

Del 6 al 15 de abril acogemos una subasta de shabtis del Antiguo Egipto especial, en la que encontrarás algunos de los shabtis mencionados en este artículo, incluido el de Kha-em-Waset, junto con muchos otros que trabajarán por ti y por tu cuenta corriente. Todo el mundo puede participar en las subastas online de Catawiki; solamente necesitas una cuenta para pujar, comprar y vender. Crea tu cuenta gratuita hoy y explora nuestras subastas semanales, elaboradas por nuestro equipo de expertos profesionales.

Quizá te gusten también estos artículos:

Crea tu cuenta gratuita de Catawiki

En Catawiki, te sorprenderás cada semana con la impresionante selección de objetos especiales que te ofrecemos. Regístrate hoy y explora nuestras subastas semanales elaboradas por nuestro equipo de expertos profesionales.

Crear una cuenta
Compartir artículo
Close Created with Sketch.
¿Todavía no te has registrado?
Al crear tu cuenta gratuita en Catawiki, podrás pujar por cualquiera de los 50 000 objetos especiales que ofrecemos a subasta cada semana.
¡Regístrate ahora!