Entrevistas

Cómo los millennials están cambiado el mercado de los coches clásicos

Escrito por Beulah | 9 de julio de 2019

¿Están los millennials acabando con el mercado de los coches clásicos? No. ¿Están cambiándolo de formas nuevas y emocionantes? Totalmente. En una misión para averiguar cómo la gente nacida entre 1981 y 1996 está afectando al mercado de los coches clásicos, hemos hablado con nuestros expertos Jan-Bart Broertjes y Manuel Garriga.

Hola Jan-Bart. Has mencionado antes que los millennials son más propensos a coleccionar coches con los que crecieron, viéndolos en la TV y en los videojuegos. ¿Puedes contarnos un poco más sobre esto?

Jan-Bart: Tener y conducir un coche clásico es una forma estupenda de hacer realidad tus sueños de la infancia. Con los cambios generacionales esto implica que el mercado de los coches clásicos se desplace hacia coches más modernos. ¡El coche del póster que tenías encima de la cama cuando tenías 10 años puede estar en tu garaje real! El DeLorean de ‘Regreso al futuro’ es un buen ejemplo. O tal vez uno de los coches de ‘Fast & Furious’ o el Ferrari de Crockett en ‘Corrupción en Miami’. Si te gustaban los videojuegos, puede que aspires a uno de los coches de ‘Grand Theft Auto’. 


Regreso al futuro con el coche DeLorean DMC-12

Muchos comentaristas tienden a verlo todo negro sobre cómo los millennials están ‘matando’ ciertos sectores. ¿Te preocupa que los millennials estén ‘matando’ el mercado de los coches clásicos?

Jan-Bart: No estoy tan preocupado. No existen cosas como un mercado inmobiliario clásico o un mercado de diamantes clásicos [algunos de los otros mercados de cuya muerte se acusa a los millennials]. El modo en el que nos transportamos está pasando por cambios enormes. La movilidad avanza hacia los vehículos eléctricos, autónomos y de propiedad colectiva. Los coches clásicos ya son un nicho dentro de la industria del transporte y seguirá siendo así. Los verdaderos clásicos (más de 40 años) a menudo están fuera de las normativas, de modo que pueden aún entrar en ciudades en las que los diésel están prohibidos.

Por supuesto, dentro del mercado de los coches clásicos las cosas están cambiando. Las tendencias que vemos son, por ejemplo, coches clásicos que se convierten en eléctricos, haciéndolos así sostenibles. Hay también casos de titularidad colectiva, aunque sin mucho éxito, de momento. Los coches de preguerra son más difíciles de vender, pues hay menos gente que pueda sentirse identificada con ellos. Las marcas fuertes son aún importantes (Porsche, Ferrari), algo que es típicamente propio de la generación X.

Quizá el mercado de los coches clásicos se reduzca en los países tradicionales (Europa, EUA), pero la movilización aún se está extendiendo (China, Asia, Rusia) y es algo que tendrá un efecto indirecto. Las muestras de coches clásicos son muy populares en Rusia. China es muy restrictiva a la hora de permitir los clásicos, pero definitivamente hay demanda.


Manuel, has estado trabajando mucho en nuestras subastas de clásicos modernos. ¿Qué piensas de la nueva generación de coches?

Manuel: La mayoría de clásicos modernos y futuros clásicos cuentan con muchos componentes de plástico y electrónicos que por naturaleza son muy difíciles o sencillamente imposibles de restaurar. Sustituirlos por piezas nuevas será la única opción, pero no es fácil saber si los fabricantes tendrán existencias.

Por otra parte, según algunas fuentes, ‘el arte de restaurar un coche según la vieja escuela empleando su manual y complicados conocimientos sobre el funcionamiento se está extinguiendo a medida que las nuevas generaciones de mecánicos se forman empleando coches cuyas revisiones se basan en diagnósticos por ordenador’.

Esta es la opinión de Philip Warner, cofundador de Car and Classic: ‘Los precios han caído y ello se debe en parte a la escasez de mecánicos cualificados. Es algo que hace que su futuro sea incierto. La generación actual espera arreglarlo todo con su iPhone. Está educada para depender de los diagnósticos por ordenador sin abrir el capó. Tristemente, los antiguos mecánicos son una especie en extinción’.

Otros expertos afirman que los nuevos mecánicos se han formado para trabajar con un coche lo más rápido posible, más que para invertir tiempo y atenciones, como suelen requerir los vehículos más antiguos. Es algo en lo que pensar...


¿Los menores costes de los vehículos del pasado redescubiertos compensan los precios de los garajes?

Habiendo cada vez más gente viviendo en las ciudades, a menudo sin acceso a un garaje, ¿notas que haya un menor interés por coches que necesiten mucho mantenimiento? ¿O bien el coste de un garaje se ve compensado por los precios más bajos de un hallazgo del pasado?

Jan-Bart: Es cierto que tener un coche clásico (o cualquier coche) en una ciudad puede ser difícil. No obstante, creo que el cambio en la movilidad puede en realidad liberar espacio para conservar un coche clásico si ya no se conduce a diario. También pienso que hay una demanda para un nuevo servicio en el que conserven y cuiden tu coche y, cuando lo quieras utilizar, lo puedas recoger (o tal vez hasta te lo lleven a la puerta de tu casa —se me acaba de ocurrir, ahora para un plan de negocio...).

Con los coches clásicos es importante no pensar demasiado en términos de conducirlos. Restaurar un coche, o simplemente juguetear con él puede ser una parte importante de la experiencia de tenerlo. La mayoría de coches clásicos no se utilizan en la carretera; la gente es simplemente feliz teniéndolos, siendo un tema de conversación. Un hallazgo del pasado intacto puede apreciarse como tal: se aparca en el rincón masculino y se disfruta con los amigos.


Dados los recientes cambios provocados por la entrada de los millennials en el mercado de los coches clásicos, ¿tenéis alguna predicción sobre lo que podría pasar cuando la generación Z empiece a comprar coches?

Jan-Bart: El núcleo de la generación Z es la idea de manifestar la identidad individual. El consumo, por lo tanto, se convierte en un medio de autoexpresión. En este momento el centro está bastante en los coches clásicos originales de fábrica. Es una manera muy limitada de ver la autenticidad. Creo que en el futuro se apreciarán más los coches modificados (únicos, personales). Magnus Walker y RWB Porsches son ejemplos. También los coches convertidos a eléctricos para hacerlos sostenibles.

Estoy un poco preocupado por la generación que crezca con el transporte de conducción autónoma, ¿sabrán aún cómo se conduce? Pero pienso que un coche clásico puede ofrecer singularidad; da una oportunidad de expresarse y de encontrar libertad eligiendo, no solamente el propio destino, sino también la manera de llegar a él. Ofrece una sensación de ‘tener el control’. Un coche clásico definitivamente puede ser también algo ético; utilizando algo antiguo de un modo sostenible, bien convirtiéndolo en eléctrico o empleando combustibles limpios.

____________________

Descubre más coches clásicos | clásicos modernos | barn finds

____________________

También te podría gustar:

¿Qué es lo que va a pasar en el mercado de coches clásicos?

Cómo Fiat despertó ‘la Bestia de Turín’

Consejo experto:comprar un coche clásico en Catawiki

Crea tu cuenta gratuita de Catawiki

En Catawiki, te sorprenderás cada semana con la impresionante selección de objetos especiales que te ofrecemos. Regístrate hoy y explora nuestras subastas semanales elaboradas por nuestro equipo de expertos profesionales.

Crear una cuenta
Compartir artículo
Close Created with Sketch.
¿Todavía no te has registrado?
Al crear tu cuenta gratuita en Catawiki, podrás pujar por cualquiera de los 50 000 objetos especiales que ofrecemos a subasta cada semana.
¡Regístrate ahora!