Consejos de expertos

Cómo el Omega Speedmaster ganó la carrera espacial y se convirtió en el ‘reloj lunar’

Escrito por Simone | 19 de julio de 2019

Además de la carrera espacial en el siglo XX entre los EE. UU. y la Unión Soviética, otra carrera estaba teniendo lugar: la batalla de los relojes. Berry Harleman, experto en relojes en Catawiki y entusiasta de los Omega, nos ayuda a entender por qué el modelo todavía le gusta a todo el mundo.

El 25 de mayo de 1961 el presidente John F. Kennedy anunció su objetivo de llevar al hombre a la luna haciendo que regresara sano y salvo a la tierra antes del final de la década. En la luna un día dura 28,5 días terrestres, y el ciclo día-noche es muy diferente. Es fácil perder la noción del tiempo, de modo que los relojes son realmente importantes, por ejemplo para determinar cuándo dormir. Pero, para sobrevivir en el espacio exterior, un reloj tiene que ser bastante robusto. 

Se le encargó al ingeniero aeroespacial de la NASA y experto en equipamiento de vuelo James H. Ragan que escribiera un listado de especificaciones, probara potenciales relojes y seleccionara los modelos ganadores. Se envió una solicitud a empresas relojeras para que hicieran propuestas, pero sin contextualización alguna sobre cómo se utilizarían los relojes. Los relojeros elegidos para completar la carrera fueron: Rolex, Hamilton y, por supuesto, Omega.

Omega Speedmaster (Shutterstock.com)

Que comience la batalla

Todos los competidores eran relojes cronógrafos, que en ese momento era el único tipo de reloj que podría medir con precisión la línea del tiempo con una función tipo cronómetro. Era muy importante para los pilotos de pruebas, pues permitían medir el consumo de combustible y, en caso necesario, calcular el rumbo y la velocidad del aire. 

Para ganar la carrera, los relojes tenían que pasar todas las diez pruebas que simulaban condiciones extremas en cuanto a temperatura ( de -18 ºC a 93 ºC), humedad, niveles de oxígeno, impacto, aceleración lineal, niveles extremos de presión, vibración y ruido acústico. También se probaron todos los modelos en gravedad cero y los astronautas del vuelo espacial Gemini lo probaron. 

El claro ganador fue el Omega Speedmaster, que superó todas las pruebas, mientras que Rolex y Hamilton no pudieron completar las dos primeras. Omega se calificó oficialmente ‘como apto para vuelo por la NASA para todas las misiones espaciales tripuladas’ el 1 de marzo de 1965. La NASA inicialmente compró solamente de 15 a 20 Speedmasters. Fue una de las únicas piezas de equipo no fabricadas específicamente para su uso en el espacio por la propia NASA. 

Tres semanas más tarde, el reloj acompañaría a Virgil Grissom y John Young como equipamiento oficial a bordo del vuelo Gemini 3, aunque el reloj técnicamente ya había volado dos veces por el espacio en misiones del Proyecto Mercury como relojes de propiedad privada.

El momento de la verdad

El Speedmaster se puso realmente a prueba el 3 de junio de 1965 cuando se expuso a condiciones de casi vacío y temperaturas extremas del espacio exterior cuando el astronauta Edward H. White llevó su cronógrafo por encima de la manga de su traje espacial durante una caminata espacial.

El astronauta Edward H. White II flota en el espacio el 3 de junio de 1965 llevando un Omega Speedmaster. (NASA)

La temperatura en el lateral de la nave expuesto al sol podría subir hasta los 100 ºC, mientras que en el otro lado podría desplomarse hasta aproximadamente -100 ºC. Se desarrolló una caja especial para proteger el reloj de variaciones de temperatura extremas y la esfera se revistió con óxido de zinc para proporcionar la mayor resistencia a la radiación social. Estos prototipos resultaron ser innecesarios; el Speedmaster soportó las temperaturas extremas sin modificaciones.

El Omega Speedmaster incluso jugó un papel a la hora de salvar las vidas de los astronautas del Apolo 13. En 1970 la Apolo 13 fue la tercera misión destinada a aterrizar en la luna, pero dos días después del lanzamiento, el depósito de oxígeno explotó y la misión se tuvo que abortar. Pese a la nave espacial comprometida con potencia limitada, pérdida de calor en cabina, pérdida de agua potable y la necesidad crítica de hacer reparaciones improvisadas en el sistema de eliminación de dióxido de carbono, la tripulación regreso sana y salva a la tierra seis días después del lanzamiento.

Gracias al Omega Speedmaster, los astronautas pudieron cronometrar la quema de combustible de 14 segundos que era necesaria para ajustar manualmente el curso, ya que el reloj a bordo no funcionaba. Y no hay que olvidar que, originalmente, el Speedmaster no se había diseñado para viajes espaciales. De hecho, Omega ni siquiera sabía que sus relojes estaban siendo utilizados por la NASA. ‘Inicialmente el reloj se fabricó para el mundo de las carreras, de ahí la escala taquimétrica del bisel. Esta escala se puede utilizar para calcular el tiempo en velocidad y distancia’, explica el experto en relojes Berry Harleman. 

El astronauta Buzz Aldrin, piloto del módulo lunar, durante la misión de aterrizaje lunar el 20 de julio de 1969. (NASA)

En julio de 1969 el Omega Speedmaster se convirtió en el primer reloj en la luna. Cincuenta años después, el reloj sigue siendo un icono por su durabilidad y elegancia. Y en realidad es uno de los relojes favoritos de Berry: ‘La gran historia detrás del reloj y su aspecto clásico y atemporal hacen de él un imprescindible para todo coleccionista. La apariencia del reloj es atemporal y nunca se ha cambiado; solamente se han añadido pequeños detalles. El Speedmaster es realmente el amo del espacio y del tiempo’. 

____________________

Descubre más: Omega | reloj lunar | relojes

También te podrían gustar estas historias:

Crea tu cuenta gratuita de Catawiki

En Catawiki, te sorprenderás cada semana con la impresionante selección de objetos especiales que te ofrecemos. Regístrate hoy y explora nuestras subastas semanales elaboradas por nuestro equipo de expertos profesionales.

Crear una cuenta
Compartir artículo
Close Created with Sketch.
¿Todavía no te has registrado?
Al crear tu cuenta gratuita en Catawiki, podrás pujar por cualquiera de los 50 000 objetos especiales que ofrecemos a subasta cada semana.
¡Regístrate ahora!