Entrevistas

¿Qué va a pasar en el mercado del whisky?

¿Qué whiskies están en boga y cuáles es mejor dejar de lado por ahora? Con su pasión por coleccionar y con más de 20 años de experiencia, el experto en whisky Jeroen Koetsier es la persona perfecta para ayudarnos a averiguar qué está sucediendo en el mercado del whisky. Además, tiene algunos consejos bastante útiles para los nuevos coleccionistas.

Hola, Jeroen. ¿Cuáles son las principales tendencias que ves actualmente en el mercado del whisky?

Jeroen: Lo primero que vemos es que hay un crecimiento continuo de las destilerías japonesas e irlandesas. Las marcas japonesas como Chichibu y Hanyu están marcando nuevos récords mundiales cada mes; no solamente en términos de precios en las subastas, sino también en los precios de lanzamiento de nuevos productos. Las destilerías irlandesas cuentan con embotelladoras independientes que en los últimos cinco años han embotellado muchos whiskies irlandeses (no revelado) de alta calidad. Esto ha dado como resultado una demanda más elevada de embotellados de destilerías irlandesas. 

Hay también un cambio en el enfoque. Las destilerías solían depender principalmente de la calidad del whisky, pero ahora parece que se presta mucha más atención a la mercadotecnia de la presentación y el empaquetado. Para la mayoría de destilerías este cambio se ve impulsado por el hecho de no tener suficientes barriles bien madurados en sus bodegas. En su lugar, por ejemplo, un ‘puro de malta de 12 años’ que habían tenido en su catálogo durante décadas, ahora lo venden como un whisky ‘NAS’ (sin definición de edad). 

En cuanto a los compradores, también ha habido un cambio. En estos días, cuatro de cada cinco coleccionistas se ven motivados por el componente inversor; muchos ni siquiera beben whisky.

En el mercado de la cerveza, los últimos dos años se han visto marcados por cervecerías caseras y pequeñas cervecerías artesanales. ¿Hay un aumento de destilerías pequeñas y artesanas o incluso de destilerías de whisky caseras?

Jeroen: Las estrictas normas para obtener permisos y el riesgo de envenenarse o de envenenar a los clientes si se elige el ‘punto de corte medio’ hacen que aventurarse en la elaboración de whisky sea mucho más difícil que en el caso de la cerveza, de modo que los whiskies de ‘garaje’ o artesanales son raros. Lo que hemos visto en los últimos diez años ha sido un enorme crecimiento en cuanto a destilerías. Semana sí y semana no, abre una destilería de whisky no solamente en ‘países de whisky’, como Reino Unido, los EUA y Japón, sino en prácticamente cualquier país que se nos pueda ocurrir. 

Los nuevos proyectos de destilería van de pequeñas empresas noveles con los pies en la tierra, como la destilería Dornoch y Strathearn, hasta gigantes del sector como Roseisle o la nueva destilería Macallan que se ha construido junto a la antigua con un presupuesto de 130 millones de libras. 

Con el crecimiento de las cervecerías domésticas, también hay un aumento en los sabores de cerveza únicos, a veces extraños, y especializados. ¿Se ve también esta tendencia en el mercado del whisky?

Jeroen: El whisky tiene solo unos pocos ingredientes: cebada malteada, levadura y agua. Se convierten en una amplia variedad de sabores de whisky, pero, en comparación con la cerveza, es algo muy concentrado. Cuando la bebida abandona los alambiques, se deja reposar en barriles de madera. Diferentes barriles dan como resultado diferentes estilos de whisky, cada uno con sus propias características. Además de madurar en barriles anteriormente de jerez o de bourbon, hay miles de barriles y acabados de barriles experimentales que van desde barricas de Burdeos Grand Cru hasta barriles anteriormente de arenques (sí, el pescado, por desgracia).

En los últimos años también ha aumentado el número de opciones de cerveza sin alcohol. ¿Crees que habrá una demanda de whisky sin alcohol próximamente?

Jeroen: Estoy seguro de que en algún lugar se ha pegado una etiqueta de whisky en una bebida no alcohólica...Pero no. Por lo que sé, no hay un mercado para el whisky sin alcohol. 

El experto en whisky Jeroen Koetsier no cree que vaya a haber próximamente una demanda de whisky sin alcohol

¿Prevés que el cambio climático vaya a tener un efecto en el mercado del whisky?

Jeroen: El cambio climático únicamente tendrá efectos menores en el mercado del whisky en los próximos cinco a diez años. En cierta zonas el whisky madurará más rápido debido a las temperaturas más altas y/o la mayor humedad. Muchas destilerías tienen una fuente de agua natural para su whisky, algunas de las cuales podrían dejar de estar disponibles en algún momento. Estos cambios se anticiparán y no tendrán mayores consecuencias. Entonces, si se compara con el vino, caso en el que, en algún momento, habrá muchos viñedos que tendrán que sustituirse por variedades de uva que puedan soportar mejor las temperaturas más altas, el impacto en el mercado del whisky es menor. 

¿Hay innovaciones o desarrollos en el mercado del whisky que te entusiasmen?

Jeroen: Parece una pregunta complicada. Me emociona cualquier cosa que tenga que ver con el mercado del whisky. Pero un avance que encuentro particularmente emocionante justo ahora es el hecho de que hay muchos barriles disponibles para la compra por parte de particulares. Todas esas destilerías noveles dependen en gran medida de los primeros inversores para financiar su crecimiento y operaciones, mientras que sus primeros destilados maduran y esperan para convertirse en whisky. Además de vender algunos de sus barriles, muchas de estas empresas noveles optan por vender ginebra y otras bebidas espirituosas y licores en los primeros años. 

Por último, ¿tienes algún consejo para los coleccionistas de whisky que empiezan?

Jeroen: Aconsejaría a los coleccionistas principiantes que busquen botellas antiguas, de cinco a treinta años, no haciendo referencia a la edad del whisky en la botella, sino a la edad del whisky desde el embotellado. Mi razonamiento es sencillo: prácticamente todas las ediciones limitadas ya no son para nada muy limitadas, con tiradas de 1000 a 10 000 botellas. Esto quiere decir que no es probable que escaseen con el tiempo, pues la mayoría de estas botellas acaban en colecciones y con inversores, y no se bebe casi ninguna de ellas. 

Muchas de ellas tampoco tienen muy buen sabor. La mayoría de destilerías producía whiskies mucho mejores en el pasado. Si el mercado se hunde, será mejor si se beben botellas de los años 60 y 70 que la última bonita botella de la semana anterior que iba en una reluciente caja de madera. 

Finalmente, muchos de estos whiskies más recientes ya tienen unos precios muy altos. Muchos importadores sienten que está bien quedarse con una porción más grande del pastel, argumentando que, en caso contrario, los coleccionistas y los inversores lo venderían por el doble del precio tras el lanzamiento, y, por lo tanto, ya se incluyen en el precio de lanzamiento las potenciales subidas de precio futuras, tal como hacen muchos minoristas. Obviamente, los únicos que deberían beneficiarse de la mayor demanda son las propias destilerías. Por lo tanto, hay que esperar que los productores sigan subiendo sus precios una y otra vez.

Descubre más whisky | vinootros licores

También te podrían gustar estos artículos:

Crea tu cuenta gratuita de Catawiki

En Catawiki, te sorprenderás cada semana con la impresionante selección de objetos especiales que te ofrecemos. Regístrate hoy y explora nuestras subastas semanales elaboradas por nuestro equipo de expertos profesionales.

Crear una cuenta
Compartir artículo
Close Created with Sketch.
¿Todavía no te has registrado?
Al crear tu cuenta gratuita en Catawiki, podrás pujar por cualquiera de los 50 000 objetos especiales que ofrecemos a subasta cada semana.
¡Regístrate ahora!