Noticias

¿Quién inventó el primer cronógrafo automático?

Autor: Simone | 2 de diciembre de 2019

1969 fue un gran año para los relojes. El Omega Speedmaster acompañó a Neil Armstrong a la luna, Seiko creó el primer reloj de cuarzo y los cronógrafos vivieron su desarrollo más importante desde su creación: un nuevo tipo de movimiento que no necesitaba cuerda manual. La cuestión sobre quién inventó el cronógrafo automático parece ser lo suficientemente directa, pero la respuesta no es tan sencilla como se podría pensar. Nos hemos puesto a investigar junto con el experto en relojes Joaquín Fernández Cebrián.

Los años 1960 fueron un buen momento para los cronógrafos y los relojes especializados. Eran una herramienta importante para pilotos de deportes de motor, llegaron literalmente a nuevas profundidades en la muñeca de buceadores de aguas profundas y al mismo tiempo alcanzaron nuevas alturas con escaladores, pilotos y astronautas. 

Pese a estos éxitos, las ventas de los cronógrafos suizos iban bajando año tras año, pues la gente acudía en masa a comprar relojes automáticos que se daban cuerda a sí mismos. ‘Se vivía un periodo de transición con técnicas más complejas y avanzadas que habían pasado a ser cada vez más importantes, y cuando algo va a sustituir a una tecnología antigua (que pronto quedaría obsoleta), es importante estar a la cabeza en la competición’, nos cuenta Joaquín. La necesidad de un cronógrafo automático era clara, y por lo menos tres competidores se apuntaron a la carrera.

The Chronomatics

A finales de los años 1950, la empresa relojera suiza Heuer empezó a buscar posibilidades y preguntó a la entonces poco conocida Dubois-Depraz, una compañía que convertía movimientos de base simples en relojes más complicados, y tanto podían fabricar un módulo cronógrafo que pudiera ir en el interior del movimiento Caliber 1280 Intramatic de la compañía Buren, como crear un cronógrafo automático. Tanto Dubois-Depraz como Buren aceptaron el reto.

Siendo una empresa complicada y costosa, Heuer también se acercó a la competidora Breitling para asociarse. A Heuer le iba bien en los EUA y Reino Unido, pero menos en la Europa continental. Para Breitling era más bien lo contrario: estaban subiendo en los mercados italiano y francés, pero aún tenían que establecerse en los EUA y Reino Unido. Ambas compañías necesitaban el cronógrafo automático, y unir sus fuerzas de repente tuvo sentido.

Heuer, Breitling, Buren (adquirida posteriormente por el futuro miembro del equipo Hamilton) y Dubois-Depraz, conocidos como The Chronomatics, anunciaron oficialmente ‘el primer cronógrafo automático del mundo’ en múltiples ruedas de prensa en Ginebra, Tokio, Hong Kong y Beirut el 3 de marzo de 1969. Aunque el grupo había estado trabajando en secreto, incluso prohibiendo a los empleados que utilizaran la frase ‘cronógrafo automático’, animando en su lugar al uso del nombre en código ‘Project 99’, The Chronomatics no fueron los primeros en anunciar la invención.


Zenith

Zenith empezó a fabricar en su cronógrafo automático en 1962 con la esperanza de lanzarlo para su centenario en 1965. No obstante, la tarea no demostró ser sencilla y los primeros prototipos no aparecieron hasta diciembre de 1968. 

Tras haber escuchado el rumor de que The Chronomatics iban a presentar pronto sus propios prototipos, Zenith decidió anunciar rápidamente su cronógrafo automático antes que su competidor y ofreció una pequeña rueda de prensa el 10 de enero de 1969. Denominando su reloj ‘El Primero’, Zenith quiso dar a entender que ya habían ganado la carrera. Pero el anuncio no tuvo el recibimiento que Zenith esperaba y la noticia solamente apareció en periódicos locales y regionales. En la Swiss Watch and Jewelry Journal se escribieron solo seis líneas, a diferencia de las seis páginas dedicadas al anuncio de The Chronomatics dos meses más tarde.

El momento decisivo entre estos dos competidores fue en la Feria de Basilea en abril de 1969, cuando ambas empresas exhibieron sus primeros prototipos. Con Zenith con menos de un puñado de modelos funcionando a tener en cuenta y The Chronomatics con casi cien, todos ellos con variadas cajas y colores e impulsados por su mecanismo Caliber 11 completamente nuevo, parecía que la carrera estaba decidida. Pero sin que lo supieran, había un competidor más...



Seiko

Lejos de todo este drama suizo, Seiko estaba trabajando en su propio cronógrafo automático. No obstante, no está del todo claro cuándo lanzaron su primer modelo. Los números de serie en las traseras de las cajas de los primeros cronógrafos Seiko Reference 6139 nos llevan hasta marzo de 1969, pero no está claro si eran modelos de preproducción o ya los de verdad. Si bien fuentes de la propia compañía sostienen que lanzaron el primer cronógrafo automático en mayo de 1969, no se pueden encontrar fechas oficiales en ningún lugar. 

Seiko no se encontraba en medio de la carrera de los cronógrafo que estaba teniendo lugar en Europa, lo cual podría ser debido a que tenía su atención centrada en otro lugar. Tan solo unos pocos meses después de lanzar su cronógrafo automático, Seiko presentó al mundo el primer reloj de cuarzo: el Seiko Quartz Astron 35SQ. Esta revolucionaria innovación generaría lo que los relojeros suizos más tarde describirían como la ‘crisis del cuarzo’, pues causó un declive significativo en los relojes mecánicos en todo el mundo. Las empresas asiáticas, por el contrario, en realidad se refirieron a ello como la ‘revolución del cuarzo’ y aprovecharon de forma amplia la innovación. 


¿Quién inventó el primer cronógrafo automático?

En cuanto a quién ganó la carrera de los cronógrafos automáticos, el debate sigue aún hoy con furia. The Chronomatics están ampliamente considerados como los primeros por parte de los expertos, y aunque puede que Seiko hubiera sido la primera empresa técnicamente, su producto únicamente estuvo disponible en Japón. Y si bien Zenith fue la primera empresa en hacer el anuncio oficial en enero de 1969, acabó la última en cuanto a lanzamiento: su El Primero no estuvo disponible en tiendas hasta octubre de 1969. 

Con el tiempo ha pasado a ser menos importante quién fuera el primero o el último. El mundo tenía ya unos cuantos estupendos relojes mejores. Y si nos fijamos en tener un impacto duradero, Zenith en realidad supera a los demás. Joaquín explica: ‘El Primero es el más avanzado de estos tres cronógrafos “nuevos” con un calibre de mejor calidad. Hasta el año 2000, incluso Rolex utilizaba el calibre de Zenith (con muchas modificaciones) para su cronógrafo Daytona, hasta que lanzaron su propio calibre. Sin embargo, el Caliber 11, inventado por The Chronomatics, fue también un movimiento espléndido, incorporado a muchos relojes deportivos. 

____________________

¿Es el momento para un nuevo reloj? Echa un vistazo a nuestras últimas subastas de relojes o regístrate como vendedor en Catawiki.

Descubre más TAG Heuer | Breitling | Zenith | Seiko

También te podrían gustar:

Crea tu cuenta gratuita de Catawiki

En Catawiki, te sorprenderás cada semana con la impresionante selección de objetos especiales que te ofrecemos. Regístrate hoy y explora nuestras subastas semanales elaboradas por nuestro equipo de expertos profesionales.

Crear una cuenta
Compartir artículo
Close Created with Sketch.
¿Todavía no te has registrado?
Al crear tu cuenta gratuita en Catawiki, podrás pujar por cualquiera de los 50 000 objetos especiales que ofrecemos a subasta cada semana.
¡Regístrate ahora!