Otras historias

Historia de los utensilios de cocina a través de tres extraordinarios objetos

Escrito por Tom | 31 de enero de 2020


Cuando pensamos en hogar, nos suele venir a la cabeza la cocina. Es el lugar donde solemos pasar la mayor parte de nuestro tiempo y el sitio que probablemente genere nuestros recuerdos más entrañables. También es donde se pueden encontrar las curiosidades olvidadas de una casa. Para celebrar nuestra recientemente creada categoría de cocina y comedor, hemos indagado sobre algunos objetos de cocina extraordinarios con la ayuda del experto en antigüedades y curiosidades Ger van Oers.


Cristalería Baccarat


La cristalería y la vajilla han sido durante mucho tiempo productos básicos de estilos de vida y anfitriones elegantes, especialmente la cristalería Baccarat. Considerada como la reina reinante de los artículos de cristal (sobre todo por ser popularísima entre la realeza), Baccarat (el fabricante) es el responsable de algunas de las piezas de cristalería más finas del mundo. Su atractivo real es más impresionante aún si se tienen en cuenta sus modestos inicios en la pequeña localidad francesa de Baccarat en 1765.


El municipio de Baccarat producía cristal, y una inversión en la zona contribuyó a que el negocio prosperara durante décadas. Mientras Baccarat crecía, otra cristalería francesa experimentó cambios. En 1815, cuando las fronteras formales de Bélgica se estaban dibujando, la célebre fábrica cristalera de Vonêche se encontró más allá del territorio francés, en Bélgica. El propietario, dispuesto a proteger sus lazos con Francia, compro la fábrica de vidrio de Baccarat. La empresa posteriormente se denominaría Compagnie des Cristalleries de Baccarat y se especializaría en vidrio de plomo de alta calidad. 



Estas piezas de cristalería son actualmente algo más habitual, pero aún se aferran a su pasado real


El trabajo de Baccarat para los zares rusos ayudó a colocar en el mapa la cristalería que hoy conocemos. Las copas se cubrieron de color y grabados (en concreto oro y rubí), y serían un elemento básico en banquetes y comidas. Incluso se afirma que a un zar se le ocurrió la peculiar costumbre de que nadie debía beber de una copa que hubiera tocado los labios de otro, algo que, desgraciadamente, supuso el fin de muchas copas Baccarat. ‘Toda la realeza europea utilizaba Baccarat’, dice Ger. ‘Y la gente corriente quería también lo mismo, de ahí su popularidad’.


El cortafiambres Berkel


En cuanto a utensilios de cocina inusuales, no hay que olvidarse del cortafiambres. Igual que con la cristalería, por una parte están los cortafiambres cotidianos, y por otra está el Berkel. Considerado por algunos como un artículo de excepcional diseño que ha sido ignorado, este cortafiambres lleva haciendo su trabajo bien afilado desde 1898, cuando el carnicero e ingeniero neerlandés W. A. van Berkel lo inventó. Van Berkel estaba cada vez más cansado de cortar carne con su cuchillo, especialmente teniendo en cuenta las quejas de los clientes sobre la irregularidad del corte de la carne. Al mismo tiempo, había una clase media en aumento y los carniceros necesitaban mejores herramientas para satisfacer la mayor demanda de carne. 


Aprovechando su espíritu emprendedor, Van Berkel desarrolló un volante de inercia manual que se conectaba a un carro móvil y tenía un sistema sencillo de engranajes. Esto significaba que, cuando se giraba el volante de inercia, se hacía rotar una hoja cóncava en la carne, cortándola así en lonchas. Era un invento muy funcional y bastante ingenioso, y su duradera popularidad es un indicio del impacto que ha tenido en el mundo culinario.



Estos cortafiambres suelen emplearse como piezas de exposición en restaurantes con estrellas Michelin


Más allá de la simple función, la forma de los Berkel también es admirada, como cuenta Ger. ‘Hay un gran negocio de restauración alrededor de las máquinas Berkel. Los restaurantes con estrellas Michelin las compran como símbolo de estatus porque son clásicas pero también modernas por su aspecto industrial’. Estos cortafiambres son verdaderos artículos de coleccionista gracias a su artesanía; labrados con un nivel de detalle casi escultural, completos con patas tipo garra. Siendo así, la próxima vez que te sirvas una loncha de prosciutto, probablemente le tengas que dar las gracias a un Berkel. 


El pelamanzanas


El humilde y compacto pelamanzanas no fue siempre tan pequeño como lo es hoy. De hecho, los antiguos eran artilugios bastante grandes, y el proceso de pelar una manzana a menudo era similar a un deporte en equipo (un proceso que podría llevar días para los ávidos recolectores de manzanas). En el siglo XIX ciertas ciudades en los Estados Unidos celebraban lo que entonces se conocía como ‘paring bee’. Este evento implicaba que una persona manejaba la máquina pelamanzanas, por la que pasaban fanegas de manzanas, mientras otro grupo se encargaba de descarozarlas y cortarlas. Incluso se dice que las mujeres jóvenes solteras lanzaban las pieles por encima de sus hombros con la creencia de que las pieles caerían formando las iniciales de su futuro marido.



Los pelamanzanas antiguos eran grandes artilugios ligeramente más difíciles de manejar que los compactos que utilizamos hoy en día


La introducción de una máquina real para pelar manzanas en los años 1870 ahorraría trabajo y se puede decir que cambiaría la vida. Las familias que solían pasar días pelando manzanas para guardarlas antes del invierno, ahora podían pinchar una manzana en tres dientes puntiagudos, girar una manivela y en un momento irían saliendo tiras de piel. Especialmente para las mujeres, que solían tener la tarea de cocinar y hacer las preparaciones, estas herramientas ayudaron a hacer su vida más fácil, mientras que para nosotros, hoy nos sirven como recordatorio de la cantidad de trabajo que se necesitaba simplemente para abastecerse y sobrevivir. Los pelamanzanas son hoy aparatos reducidos y compactos, pero son recordatorios históricos e importantes de una historia más compleja. 


____________________

¿Aspirante a chef o ávido comensal? Sumérgete en nuestra sección de cocina y comedor o bien regístrate como vendedor en Catawiki. 


Descubre más cocina y comedor | interiores y decoración


También te podrían gustar:

Crea tu cuenta gratuita de Catawiki

En Catawiki, te sorprenderás cada semana con la impresionante selección de objetos especiales que te ofrecemos. Regístrate hoy y explora nuestras subastas semanales elaboradas por nuestro equipo de expertos profesionales.

Crear una cuenta
Compartir artículo
Close Created with Sketch.
¿Todavía no te has registrado?
Al crear tu cuenta gratuita en Catawiki, podrás pujar por cualquiera de los 50 000 objetos especiales que ofrecemos a subasta cada semana.
¡Regístrate ahora!