Historia

Cómo Agatha Christie desarrolló una predilección por el veneno

Escrito por Tom | 10 de septiembre de 2020


En tanto que la escritora de ficción más vendida del mundo junto a William Shakespeare, la reputación de Agatha Christie es legendaria. Sus misterios aparentemente imposibles, sus destinos lejanos y sus enigmáticos protagonistas han cautivado a ratones de biblioteca de todo el mundo. Uno de sus recursos argumentales más recurrentes es su inspirado uso de veneno, que aparece en más de la mitad de sus obras y ha matado a alrededor de 30 de sus personajes. Menos conocida, sin embargo, es la experiencia en la vida real que está detrás de los conocimientos de Christie sobre venenos, como cuenta el experto en libros Sebastian Arthur Hau. 


Al igual que la tinta salpicada por sus páginas, las novelas de Christie siempre han tenido veneno corriendo por ellas. No es un recurso argumental nuevo en la literatura –Shakespeare lo empleó en el duelo con una espada envenenada en Hamlet y Ovidio utilizó como arma la sangre venenosa de Hidra en Las metamorfosis–, pero Christie añade a muchos argumentos una muerte por cianuro o similares. 


Aparte del melodrama típico, el uso del veneno en Christie, sacado de su propia experiencia como enfermera en tiempos de guerra, está calculado y es realmente más creíble. De hecho, los patólogos han hecho referencia a sus conocimientos sobre venenos. ‘Al igual que la aguda mirada y el juicio de sus personajes Miss Marple y el inspector Poirot, el uso de venenos por parte de Christie está guiado por su buen ojo para estas sustancias’, dice Sebastian. Entonces, ¿por dónde empezamos?


Trabajo en tiempos de guerra


Christie no fue únicamente una escritora entregada, pues también fue una persona humanitaria activa. Se ofreció como enfermera voluntaria para la Cruz Roja en Torquay, Devon, durante la Primera Guerra Mundial y echó más de 3000 horas de trabajo. Fue en esta época cuando empezó a cultivar unos conocimientos sobre medicinas y venenos que darían forma a su talento para los asesinatos (ficticios) de sus libros. 



Christie trabajó de voluntaria como enfermera y farmacéutica en ambas Guerras Mundiales, lo que le aportó conocimientos sobre medicina y venenos

Inicialmente su trabajo como enfermera se centró en los heridos graves, a quienes describiría con un nivel de detalle gráfico en algunos de sus escritos personales posteriores. Al no encontrar su sitio allí, se le aconsejó que trabajara en la farmacia. En esa época las recetas se preparaban a mano, lo que significaba que se requerían ciertas cualificaciones para desempeñar la función de farmacéutica. Christie estudió química a fondo e incluso fue tutelada por la nefasta figura del farmacéutico conocido como 'Mr. P', el cual inspiraría un personaje en su novela The Pale Horse (‘El misterio de Pale Horse’).


Mr. P, un sujeto oscuro, supuestamente llevaba en su bolsillo una cantidad de curare, un extracto de planta conocido por provocar asfixia y parálisis, simplemente porque le hacía sentir poderoso. Según Kathryn Harkup, autora de A is for Arsenic: The Poisons of Agatha Christie, Christie incluso podría haber salvado a algunos clientes de una muerte a manos de él. En un caso fingió tropezarse, derramando el medicamento que era 10 veces la dosis requerida. 


Rodeada de sustancias químicas y venenos, Christie hizo una apuesta con su hermana de que escribiría una novela detectivesca. ‘Como estaba rodeada de venenos, tal vez fue algo natural que la muerte por envenenamiento fuera el método seleccionado’. 


Precisión del veneno


Quizá ni siquiera la propia Christie podría haber anticipado cuánto influiría en sus obras su época en la farmacia. Pero sus astutos conocimientos sobre venenos son en parte lo que atrae a los lectores hacia su obra, dice Sebastian. ‘Siempre invierte parte de su propia energía criminalística en el crimen en sí, dando forma cuidadosamente a la situación y creando mecanismos precisos que le permiten darse el placer de sorprender a sus lectores’.  En una reseña de su libro The Mysterious Affair of Styles (‘El misterioso caso de Styles’), el Pharmaceutical Journal escribió que ‘esta novela tiene el inusual mérito de estar correctamente escrita’. Tenía incluso una biblioteca de libros médicos para utilizarlos como referencia. 



El Orient Express fue el escenario de uno de los asesinatos más famosos de Christie

Durante la Segunda Guerra Mundial volvió a trabajar de voluntaria como enfermera y actualizó sus conocimientos de medicina moderna y venenos, incluyendo aquellos considerados novedosos en Gran Bretaña en ese momento. Si bien Christie empezó su carrera empleando una sobredosis en gran parte de sus escritos, pronto pasó a compuestos más siniestros, incluyendo cianuro y ricina (sustancias químicas que ahora tendemos más a asociar a obras de suspense sobre espías, como James Bond). 


Lo fascinante sobre su uso de estas sustancias es que eran más accesibles de lo que se podría pensar. El cianuro se podía encontrar en pesticidas, mientras que muchas plantas tóxicas (cicuta, jazmín de Carolina) utilizadas en sus novelas se podían encontrar en un jardín inglés convencional. Christie sacaba provecho de lo normal de los rituales cotidianos. Era más probable que sus muertes sucedieran a la hora del té en lugar de a medianoche cuando una víctima desafortunada bebiera su té con trióxido de arsénico, una sustancia sin sabor, incluso en grandes dosis. Para Christie, lo familiar pronto se convertía en algo fatal, y cualquiera era sospechoso. 



Los libros de Christie fueron tan prolíficos que incluso ayudaron a los lectores a detectar casos de envenenamientos en sus propias vidas

No obstante, Christie, tuvo la desafortunada experiencia de inspirar un envenenamiento en la realidad tras publicar The Pale Horse. Un trabajador de una fábrica, Graham Young, mató a dos compañeros de trabajo dosificando en su té talio, un agente mortal utilizado en su novela. Sin embargo, según ‘The Elements of Murder: A History of Poison’ de John Elmsely, a su libro también se le atribuye el haber salvado vidas. Una mujer envenenada por su marido y un bebé de Catar se salvaron después de que unos lectores reconocieran los síntomas como envenenamiento por talio. 


Los conocimientos de Christie sobre venenos son inmensos, pero, tal como dice Sebastian, su éxito se debe a su capacidad para decirnos algo sobre la condición humana. ‘Creo que, aparte de la intriga y el desenlace, está su manera de describir a las personas en su vida cotidiana y sus preocupaciones. Te lleva de viaje por el campo y por los sentimientos y deseos más oscuros de la gente’. 


____________________


Déjate llevar por todo este misterio en nuestras subastas semanales de libros. O bien regístrate como vendedor en Catawiki y empieza hoy a vender libros.


Descubre más libros | literatura y libros ilustrados


También te podrían gustar:


Una historia de la censura a través de tres libros


Cómo los libros de cocina franceses han cambiado la manera en que comemos


Los libros más caros jamás vendidos



Crea tu cuenta gratuita de Catawiki

En Catawiki, te sorprenderás cada semana con la impresionante selección de objetos especiales que te ofrecemos. Regístrate hoy y explora nuestras subastas semanales elaboradas por nuestro equipo de expertos profesionales.

Crear una cuenta
Compartir artículo
Close Created with Sketch.
¿Todavía no te has registrado?
Al crear tu cuenta gratuita en Catawiki, podrás pujar por cualquiera de los 50 000 objetos especiales que ofrecemos a subasta cada semana.
¡Regístrate ahora!