Entrevistas

Por qué es un buen momento para empezar a coleccionar vinilos

El vinilo ha vuelto a nuestras vidas y está girando más rápido que nunca. Una sorprendente historia de éxito en una industria que está dominada en gran medida por lo digital, que vio el año pasado sus mayores ventas desde 1988. Una inversión en sonido y calidad, puedes encontrar estos bombazos del pasado codiciados y coleccionables en nuestras subastas de discos semanales.

Por Jeroen Hamelink

 Cuando pienso en el vinilo, dos pensamientos llegan a mi mente. En primer lugar, mi infancia, cuando mi padre ponía a artistas de la talla de Cream, Jimi Hendrix, Pink Floyd, The Beatles y Led Zeppelin durante horas y horas en su tocadiscos viejo pero todavía funcional. A sus 64 años, su generación disfrutó plenamente del pináculo de la era del vinilo. Mi segundo pensamiento, es, en cierto modo, demasiado cool para el hipster de la escuela, que presume de las portadas de sus llamativos discos de vinilo en la universidad, probablemente sin haberlos oído jamás o sin incluso saber cómo hacerlo. 

En 2016, sin embargo, ya no son solo los alternativos o los baby boomers los que mantienen la vieja llama viva y girando. Asombrosamente, mientras cualquier otro formato de venta de música está yendo cuesta abajo, el renacimiento del vinilo solo está aumentando en volumen y es, en gran parte, gracias a los millennials. En 2015, Music Watch informó que los consumidores menores de 25 años compraron la mitad de las ventas del vinilo en los Estados Unidos. Esto representa unos 6 millones de discos comprados por los jóvenes. El vinilo táctil parece que está sirviendo como una nueva experiencia de escucha y la manera de engancharse a la música que está siendo acogida con entusiasmo por los adolescentes curiosos de la era Snapchat-Instagram-Twitter. Lo que es aún más sorprendente, están más interesados en invertir en los discos antiguos y sets de edición limitada que en los éxitos de las listas actuales. 

Batiendo récords
Los músicos actuales no son ajenos a este hecho. Los discos “25” de Adele y “1989” de Taylor Swift estaban entre los cinco primeros lugares en las ventas de discos de vinilo de 2015. Incluso el Sr. Justin Bieber vende sorprendentemente bien en vinilo. En general, en 2015 las ventas en los Estados Unidos aumentaron un 30 %, cuando se vendieron 12 millones de discos. Un aumento asombroso respecto a 2014, cuando las ventas alcanzaron su máximo en los 9 millones. En el Reino Unido, se espera que el vinilo supere los 3 millones a finales del 2016. 

Es por esto que debes invertir en vinilo
Lo que es más, si inviertes en una colección de vinilos, tu gusto y aprecio por la música mejorarán en un cien por cien. Aunque los artistas populares actuales están beneficiándose del entusiasmo, la mayoría de los coleccionistas escuchan a los artistas que se originan de la época del vinilo original. El Blackstar de David Bowie se convertirá en el más vendido del 2016, seguido de cerca por los veteranos de oro, Miles Davis, Frank Sinatra, Fleetwood Mac y Pink Floyd. Símbolos de una época que no está definida por el éxito comercial, las boybands o dirigida por los contables de la compañía discográfica, estos discos nos cuentan una historia que no se puede descubrir con el clic de un dedo. 


David Bowie - Blackstar

Por no hablar de que no solo estarías invirtiendo en la música de calidad, sino también una obra de arte de calidad. El formato de manga cuadrada es una parte integral de la experiencia, que incluso impulsó las carreras de los artistas Andy Warhol, Roger Dean y Burt Goldblatt. Sus diseños crearon un lenguaje visual para la música y convirtieron los discos en algunas de las obras de arte más reconocibles del mundo hasta el día de hoy. Sé inteligente e invierte ahora porque estas impresionantes obras de arte visuales solo suben en precio y demanda. A finales de los 60, el álbum icónico de los Beatles, SGT. Pepper’s Lonely Hearts Club Band costaba alrededor de 2 o 3 dólares. Hoy en día, un original de esta época tiene un valor estimado en la casa de subastas Catawiki de 280 $. 

En otras palabras, el vinilo es como la leche entera y el formato digital es como la desnatada. Técnicamente, lo digital puede ser un poco más limpio, pero una gran cantidad de elementos beneficiosos se filtran. La diferencia no es enorme, pero el vinilo proporciona un sonido más rico y completo que debería mantenerte satisfecho por más tiempo, por lo que es una inversión en toda regla. 

----- No lo llames “reaparición”, el vinilo ha estado aquí durante años. Es hora de enfrentarse a la música, la música de verdad, ¡y comenzar tu colección de vinilos ahora! Echa un vistazo a nuestras subastas de discos semanales para ver qué piezas vintage por precios de “discos” tienen en la tienda para ti

Compartir artículo