Otras historias

La historia del whisky – y cómo invertir en él

El whisky tiene una historia larga y fascinante, desde los días oscuros de la "Rebelión del Whisky", hasta convertirse en la bebida coleccionable que es hoy. Los celtas antiguos lo llamaban uisge beatha, lo que se traduce como "agua de la vida". Entonces, ¿cómo una bebida considerada tan necesaria se empezó a asociar por algunos con la rebelión – y más recientemente, se convirtió en un artículo altamente coleccionable?


Anne-Sophie Bigot- subastadora de whisky

Una variación del whisky se utilizaba para las ceremonias religiosas durante los años oscuros y la Edad Media, habiendo emergido en Escocia gracias a los de monjes cristianos. Sin uvas y con escasa oportunidad de hacer vino, los escoceses e irlandeses utilizaron el grano para elaborar cerveza y destilar whisky. En 1494, los escoceses adquirieron fama por producir whisky y este empezó a volverse popular.

Moonshine

El whisky se asoció por primera vez con la rebelión en 1541, cuando el rey Enrique VIII cerró los monasterios en Escocia y los monjes comenzaron a producir el whisky en privado. Un par de cientos de años más tarde, se estableció un impuesto para detener la producción privada del alcohol, pero los escoceses siguieron elaborando whisky ilegalmente. El humo de los fuegos necesarios para producir el whisky era algo que les podía delatar con facilidad, así que los rebeldes lo elaboraban por la noche y el whisky fue apodado "moonshine".

Al otro lado del charco, las autoridades estadounidenses siguieron el ejemplo y dificultaron la compra de los ingredientes para producir whisky, pero los agricultores encontraron lagunas y anunciaron la gran "Rebelión del Whisky". En 1823, Gran Bretaña legalizó la producción del whisky con un sistema de licencias, lo que impulsó formas innovadoras de elaboración y destilación para que el whisky pudiera producirse de manera más rápida y con mayor calidad.

La prohibición entró en juego en los Estados Unidos en 1920, con prohibiciones sobre la fabricación, el transporte y la venta del alcohol. Aunque la prohibición se levantó en 1930, a la industria de las bebidas le llevó un tiempo recuperarse – y cuando lo hizo, los consumidores estaban más interesados en los licores que en el vino y la cerveza por los que pueden haber optado antes. Durante el siglo XX, el whisky se asoció con actitudes de inconformista, música rock y problemas. Muchas canciones de rock, retomando temas anteriores de blues, hablaron de las noches de whisky y sus consecuencias, con artistas como AC/DC, Van Halen, The Doors, Lynyrd Skynyrd, Thin Lizzy y ZZ Top contribuyendo al género.

Whisky como inversión

INo es de extrañar que el whisky se haya convertido en un favorito de los inversores. El año pasado, el whisky inusual superó al vino y al oro como inversión y los analistas dicen que seguirá aumentando en valor y popularidad. 

Tener una visión a largo plazo sobre el whisky es la clave. Cuenta con mantener una botella de ocho a 10 años antes de venderla para conseguir beneficios. Al comprar para invertir, busca los whiskies viejos que ahora han sido descontinuados, sustituidos por versiones nuevas – o botellas de destilerías que han cerrado, como Brora o Rosebank. 

También, busca el número de botellas producidas – cuantas menos mejor. Hasta la fecha, la botella más cara jamás vendida en una subasta, ha sido la Macallan 6-litros "M" Decanter de Lalique, que recaudó 393 109 £. Su precio reflejó, en parte, que solo se hicieron 4 decantadores.

Los fabricantes japoneses están particularmente en auge ahora, con destilerías tales como Venture Whisky captando la atención de los inversores.

Para iniciar una colección, echa un vistazo a nuestras subastas semanales de whisky para una fuente de whiskies de todo el mundo. Es un lugar ideal para empezar a buscar tus propias inversiones en el agua de la vida.

Compartir artículo