Mirar, ver, pensar: Cómo observar las pinturas

| By: Lisa Kok

El arte puede ser desafiante y, a veces, incluso un poco intimidante para el espectador ocasional. A veces se considera que el arte es solo comprensible para los expertos. Pero, afortunadamente, esto no es cierto en absoluto. Ser capaz de entender las pinturas no es una habilidad que se tiene o no, es algo que cualquier persona puede aprender. 

Lisa Kok - Subastador Arte (clásico/moderno)

No necesitas un conocimiento detallado de la historia del arte para disfrutar de una obra de arte o desarrollar tu gusto propio. Solo tienes que saber cómo mirar el arte. Con algunos consejos, puedes empezar y convertirte tú mismo en un experto en pinturas. 

Cuando miramos algo, ya sea una obra de arte u otra cosa diferente, nuestro cerebro lo lee y genera un significado para ello. Diferentes pistas componen nuestra comprensión de las imágenes, a menudo incluso de manera inconsciente. Así que al aprender a mirar el arte, básicamente solo tienes que frenar este proceso que ya está sucediendo en tu mente. Solo se necesitan tres pasos sencillos, pero muy efectivos, para tomar conciencia de este proceso. 

Paso 1: Mirar 

Este paso puede sonar obvio, pero en realidad no lo es. La gente a menudo no se toma el tiempo suficiente para mirar obras de arte. En los museos, los visitantes pasan un promedio de 15 segundos frente a un cuadro. Comienza por tomarte un tiempo para darte cuenta de qué estás buscando. Trata de prestar atención al tamaño, los colores y el material de la obra de arte. ¿Qué tipo de formas y líneas aparecen? ¿Cómo es la composición de la pintura? ¿Qué texturas son visibles? 

Todos estos elementos visibles diferentes fueron deliberadamente decididos por el artista y, por lo tanto, determinarán la sensación general y el significado de la obra. 

Paso 2: Ver  

Ver no es lo mismo que mirar. Mientras que mirar es describir lo que está delante de ti, ver requiere aplicar significado a una imagen. Esto se llama iconografía en términos de historia del arte. Vemos símbolos en las pinturas y podemos interpretarlos. 

La iconografía puede ser fácil o difícil de leer, dependiendo de la pintura. La iconografía del famoso Bal du Moulin de la Galette (1876) de Pierre-Auguste Renoir, por ejemplo, es relativamente fácil; inmediatamente reconocerás lo que está sucediendo en esta escena. La iconografía de pinturas más abstractas, como Les Demoiselles d'Avignon (1907) de Pablo Picasso o incluso obras completamente abstractas de Jackson Pollock, es mucho más difícil de leer. Sin embargo, puedes intentar reconocer formas, líneas o patrones y ver qué sensaciones te provocan. 

Bal du Moulin de la Galetta (1876)

Step 3: Pensar 

El último paso es pensar en lo que has observado. Este paso consiste en conectar los dos primeros pasos y pensar en las posibles interpretaciones. Dar significado es algo relativo, no se trata de hechos. 

El contexto más amplio de una pintura te ayudará a leer la obra de arte con mayor facilidad. Este contexto se puede encontrar a través de etiquetas y descripciones. Pueden ayudarte a situar la obra en un cierto período de tiempo y relacionarla con un artista o movimiento. Tal vez ya tengas algunos conocimientos sobre el tema. Con toda esta información, podrás reunir los fragmentos en tu mente y llegar a tu propia interpretación. 

Convertirse en un experto

Los elementos combinados en estos tres pasos le dan un significado a una pintura y pueden ayudarte cuando pujas por las obras de arte en las subastas semanales de pinturas en Catawiki. No es demasiado difícil convertirse en un coleccionista de arte. Todo lo que necesitas es algo de práctica, atención al detalle, pasión por el arte y ganar tu primer lote.

×

Welcome back! Whilst you were away we added the functionality to view auctions and bid in pounds.